Forum

Policies – please read!

  • Everyone can read posts, but to start a new topic or add a reply you’d need to register. To create an ID, please verify your email address. You will get a link at that email address and you can then pick a password.
  • Be courteous to others. Treat others like you like to be treated. Discuss the issues. No ad-hominem attacks!
  • It’s OK to include external links if they are relevant. But please avoid spamming! Please no affiliate links.
  • Before starting a new topic, please check if that question/topic has been discussed before already and add to that discussion instead of starting a new topic.
  • If you’ve written a cool blog post that you want to share with others please post this in the “Self-Promo” category only!
  • Please read the usual Disclaimers and the Privacy Policy!
  • The forum policies may be amended in the future!
burinot
 
Notifications
Clear all
burinot
burinot
Group: Registered
Joined: 2021-05-26
New Member

About Me

Acomodé sus piernas, de manera que sus pies descansaban sobre mi espalda baja y mis nalgas. Ella me miró, tenía un aspecto sudoroso y despeinado, de viciosa, en el momento en que mi verga apuntaba directo hacia su coño. La punta de mi glande besó el humedecido exterior de sus labios vaginales. Ella pareció buscar una distracción acariciando mis pectorales, hasta el momento en que mi verga comenzó a ejercer presión sobre su concha.

Ella tenía la mitad de sus nalgas al filo de la orilla de la barra de la cocina. Era cuestión de que se dejase caer, como quien se lanza con paracaídas, para que la propia gravedad la hiciera caer sobre mi endurecido falo. Entonces sus labios se abrieron en un grito ahogado, mientras sus talones intentaban clavarse en mi espalda. Sus manos buscaron a mis brazos, y los apretujaron con fuerza mientras el tronco de mi verga iba abriéndose paso.

porno zadarmo
redtube
xhamster
xxx
amaterky
rychlý prachy
České porno
anál
lesbičky
gay
zámena manželiek
czech casting
sex doma
porno filmy
zrelé ženy
hd porno
domáce porno
freevideo
bdsm
milf
retro porno
fake taxi
incest
gangbang
fisting
pornuj
tvrdý sex
public agent
zafo
znásilnenie
hentai

La detuve, entonces, justo a tiempo antes de reventarle el himen. Ella respiraba agitadamente, era claro que el grosor de mi endurecido pene había causado estragos en su coño primerizo. Sus bracitos se abrazaron de mi grueso cuello, como si temieran que la dejara caer aun más sobre mi verga. Entonces mis manos, que la sostenían por las piernas, fueron bajando lentamente, permitiendo que mi glande empujara más y más la membrana que protegía su pureza. Bajé un poco más, y entonces las uñas de Mariana se clavaron en mi dura espalda. Sentía una cálida gota recorriendo mi tronco. Le había quitado la virginidad a mi hija.

Continuar penetrándola se volvió más sencillo pero no menos doloroso para la estrecha concha de Mariana; podía escuchar sus quejidos y lamentos cuando ya la tenía completamente ensartada en mi falo. Estaba claro que aquella posición no había sido la más adecuada para su primera vez, pero por alguna razón aquello no me importaba.

Aquella posición tampoco era muy cómoda para mi, pero era particularmente excitante, de manera que comencé un lento mete y saca, lo más cuidadosamente posible a pesar de las inevitables embestidas provocadas por la propia gravedad y que provocaban unos preciosos y agudos gritos de mi hija, que aparecían con cada penetración y se ahogaban en el dolor de su vientre.

Pero la situación no podía engañarme, sentía cómo los jugos de Mariana manaban y embutían mi tronco. Pese a los dolores propios de su inexperiencia, el cuerpo de Mariana comenzaba a disfrutar los placeres de la excitación sexual. Y cada mete y saca se iba volviendo más sencillo gracias a la lubricación natural de su coño.

Sin embargo, no pensaba mantenerme todo el tiempo así. Con una habilidad digna de un bailarín de salsa, saque mi aparato de Mariana, la hice girar, colocándola con la mitad de su vientre sobre la barra, a la altura perfecta para que mi verga apuntara de nuevo a su coño. Volverla a penetrar fue sencillo, aunque el acto fue acompañado de un grito ahogado de mi hija, seguida de un arqueo de su espalda ante el inesperado dolor.

Pasado el primer espasmo, me di a la tarea de volver a bombear aquel coñito. El calor de su interior me daba la energía necesaria para que mis caderas no detuvieran sus lentos pero firmes movimientos con los que clavaba mi verga. Noté cómo los quejidos se iban convirtiendo en verdaderos suspiros de placer, y la tenue voz de Mariana gimiendo ante mis arremetidas sólo provocaba que mi tronco se endureciera aún más en su interior.

Mis manos aprovecharon la nueva posición para colocarse sobre los brotes que mi hija tenía por senos. Sentía sus endurecidos pezones, grandes y rosados, tan voluminosos como sus propias tetas. Me pregunté lo suculentos que debían ser. Aquellos pellizcos, sumadas a las embestidas, estaban provocando en Mariana un placer irresistible. Pronto comencé a sentir sus nalguitas restregándose contra mis piernas, en sus burdos intentos por menear su coño contra mi verga.

Social Networks
Member Activity
0
Forum Posts
0
Topics
0
Questions
0
Answers
0
Question Comments
0
Liked
0
Received Likes
0/10
Rating
0
Blog Posts
0
Blog Comments
Share: